El desarrollador de Slaughtering Grounds sigue siendo mezquino con una mala crítica

^