Los racistas llaman a BioShock Infinite un simulador de asesinatos de blancos

^